miércoles, 16 de febrero de 2011

La elegancia del erizo

2 comentarios

Para los que me preguntaban por el título La elegancia del erizo de Muriel Barbery, les doy una crítica desde mi humilde visión.

Un libro que defiende la función de salvadora que ejerce la lectura en las personas. Mi Xavito me insistía en que lo leyera, que me gustaría y realmente, me lo he bebido de un solo trago. Sus dos personajes protagonistas se alimentan de la lectura y de la cultura para intentar sobrevivir en un entorno donde son percibidos como extraños, y hasta a veces, invisibles.

El relato se halla en el número 7 de la calle Grenelle, en una zona más que pija de París. Allí "conviven" vecinos de Puturrú, como suelo llamarle a la alta gama, entre los que se encuentran un malvado crítico gastronómico, familias burguesas, altos funcionarios, hijos de papás muy muy pijos... y una señora portera.

Las protagonistas son la portera y la hija pequeña de un funcionario muy importante del gobierno francés. La primera se esconde bajo el disfraz de portera casi analfabeta, iletrada diría yo, viuda, que vive con su gato y que no se mueve del sofá, salvo para regar las plantas y barrer la entrada del edificio. La segunda, pre -adolescente e incomprendida por su familia. Su hermana mayor vive únicamente pensando en la moda y en encontrar un buen marido mientras filosofa sobre la literatura en la época medieval; su madre se gasta una fortuna en la consulta del psicoanalista para olvidar sus frustraciones y su padre las ignora a las tres por completo. Renée, la portera, pasa sus días complaciendo su hambre cultural leyendo y visitando bibliotecas; hablando con su amiga Manuela que limpia en las casas de sus vecinos y reflexionando sobre la vida. Representa el papel de portera inculta para protegerse, ya que cree que una portera culta y educada puede parecer muy extraño para los ricos. Paloma, la adolescente, está asqueada con su vida. Sabe que cualquiera que la oiga pensará "pobre niña rica", pero ella realmente se siente mal por saberse incomprendida por su familia. Quisiera poder hablar con alguien de sus inquietudes. Está decidida a suicidarse y a quemar el piso de su familia para darles un escarmiento.

La llegada de un nuevo inquilino, el señor Ozu, un hombre japonés de basta cultura hará que se perciban la una a la otra y las ayude a buscar la belleza en las pequeñas cosas. Está salpicada con aportaciones filosóficas, y es que la autora es profesora de filosofía, que obligan a una lectura apacible; también la cultura japonesa es esencial en la trama, tanto por la actitud zen del señor Ozu, como el gusto de Paloma por los haikus y de Renée por las películas del director japonés Yasujiro Ozu. La elegancia del erizo es una novela deliciosa, suave y dulce, para mí ha sido como beberme una buena taza de chocolate caliente con miel antes de ir a dormir.
Read more ►

martes, 15 de febrero de 2011

He ganado un tratamiento Flash!

0 comentarios

Hacía mucho tiempo que me tenía la ilusión de ganar algún premio y en esta ocasión Clínicas Dorsia me ha premiado por relatar mi historia de amor.

Un regalo que gracias a "el señor Valentín", el del amor, recogeré en cuanto se comuniquen conmigo.

Un tratamiento facial flash, que parece que me dejará la cara lisita como una tarta de fondant.

Les dejo la carta con la que gané el concurso, espero que la disfruten y nuevamente gracias a Dorsia por valorarla. Ellos la describen como "Historia de amor transoceánico".


Hace casi siete años, un 14 de febrero, la ternura llegó a mi vida. Llegó junto con un bolso de tela deshilachada, verde hoja, colgado en bandolera hacia el lado izquierdo, qué menos, y que al caminar hacía música con el golpeteo de libros, cds, lápices de ikea y una libreta de ahorro casi vacía de tinta.

Fresco, con aroma de Nenuco mezclado con agua de piscina, un andar fuerte y atolondrado a la vez, mirada gris suavecito con chispas de menta, como mi porta cosméticos o como el gatito de Shrek cuando los junta para que no le puedas negar nada; unas manos de dibujar globos de helio, cajas de caramelos sugus y cintas saltarinas con granos de arroz; no pude resistirme y le agarré una… hasta hoy no la he soltado.

Tuve que mirar hacia arriba para seguirle la mirada, y eso me encantó, me sentí protegida en menos de cinco minutos; con su conversación me acarició, me envolvió y en un momento hasta me ahorcó porque no paraba de hablar (efectos del antihistamínico), pero quedé hipnotizada.

Me enamoré de su bolsita de nueces y almendras tostadas sin sal de las mañanas, su café con leche frío con Nescafé Colombia, su pasión por el agua de mar, de la ducha, de la piscina y embotellada; su sentido común, inteligencia emocional y su cadera. Me hechiza cuando por las mañanas me enciende la tele para que no me pierda el Xai Shaun y vea un capítulo de Doraemon, me masajea las lumbares con su mano artista y me hace “la cuquetadellum” con el nórdico para que no tenga frío.

Ama el sol, la playa y la fotografía; tiene una caja de lápices multicolor de CocaCola en su mesa de trabajo y a la hora de la comida me llama por el Skype para mirarnos un rato.

Miramos películas a medias, me lee noticias que le interesan, ama a los seres vivos, me ayuda a que mire a las verduras con otros ojos y a que cuando paso por la góndola de los embutidos pase de largo.

Me regaló una muñequita de Sherezade, un hada azul, un perfume, una nintendo y sé que le ha costado porque es muy amarrete, pero ¿quién puede pedir algo más cuando tiene la casa llena de ternura?.

Tantas cosas que se quedarán en este teclado porque no las quiero contar, porque las guardo en mi nido de secretos íntimos, mi caja rosa de cosas maravillosas y mías.

Ternura.

Read more ►

Mi lista de blogs

Bienvenidos a mi caja con ventanas

Bienvenidos a mi caja con ventanas abiertas para que puedan pasar todos los rayitos de sol que quieran curiosear mi paso por aquí. Cada quien es el arquitecto de su propio destino.

Mis cosas queridas

Mis cosas queridas
compañero inseparable

El mate en la terraza

El mate en la terraza
mis cosas queridas

Cosas favoritas

  • Hacer fotos cuádruples con mis amigos y el Photo Booth
  • Mi vida 2.0
  • retocar mis fotos con el editor del IPhoto
  • dormir abrazada a mi amor con la tele encendida
  • una copa de vino con un trozo de queso
  • pasear debajo de la lluvia
  • tocar las hojas de albahaca y olerme los dedos.
  • unas patatas fritas y una clara de limón en el Nou Café (Benicàssim)
  • comer ensalada de pasta
  • Ver pelis en el IMac
  • escuchar música del Spotify
  • respirar la brisa cargada de sal
  • escuchar el sonido del agua del mar
  • tomar sol en la playa
  • ver como crecen mis tomates en la terraza
  • un mate mirando el mar
  • El libro la elegancia del erizo

Unkoko music

Découvrez la Radio Jazz vocal

¿Quieres seguirme?

Se ha producido un error en este gadget.
 

Copyright © UnKoko en el pueblo Design by O Pregador | Blogger Theme by Blogger Template de luxo | Powered by Blogger