jueves, 16 de diciembre de 2010

Música en el aire


En la navidad del 2006, mi Xavito, me regaló un Ipod para que le diera uso en los aeropuertos, y no me entretenga pensando en las horas de vuelo, para que pusiera la música en el aire. A mí la música me transporta, me eleva, me arrastra, es algo que no puede faltar.

En cuanto me divorcié, allá por el año 1992, mira si tengo historia, contraje segundas nupcias con la música. A mi ex marido no le gustaba que cante en público, jamás supe si era un problema de celos o de "no quiero que brilles", pero sí, decidí que todo aquello por lo que había suspirado en silencio se convirtiera en grito, en expresión, en interpretación. Así es que me convertí en una rockola ambulante (aparato en forma de arco donde seleccionas lo que quieres escuchar) y allá donde voy en cuanto me dicen cantá, enciendo el motorcito, y me pongo en mi papel de singstar.

Comencé creyendo que la popularidad me invadiría en dos meses, inocente de míiii, luego llegó la humildad a mi puerta y me dijo:

- Nena, si no vas pronto a una academia tu garganta parecerá una huevera...

Entonces me fui a aprender, ya había estudiado a mis trece años, con Dante Gilardoni, un compositor de tangos que me hacía cantar "Perfidia" y "Baldosa floja". Ya, en mi matrimonio con la música y habiendo dialogado con la humildad, leí en el Clarín (el gran diario Argentino) un anuncio de una nueva escuela de comedia musical que instalaba mi ídola, la cantante con la que yo gritaba mañanas, tardes y noches, al compás de su cassette, Valeria Lynch; me apunté y estuve durante dos años, aprendiendo y admirando, hasta que mis alas ya habían aprendido a volar y me lancé a cantar en donde me llamaran.

He pasado por cientos de salones de fiestas, colegios, secretarías de cultura, giras, provincias, he compartido lágrimas de aniversarios, cumpleaños, bodas; jugado entre bambalinas con travestis que me vestían de plumas, pestañas postizas y me empujaban al escenario como la más atractiva de las divas. Qué disfrute, qué hechizo de hora y media me transportaba, desde que pisaba la primer tabla del escenario, hasta terminar de enrollar el último cable de mis equipos de música.

Llegada a España la cosa se apagó, y no hago responsable al país, sino que el tener que integrarme como persona no me dejaba energías para ingresar a la cantante, pero poco a poco fueron sabiendo, los que me conocen, que me gustaba ejercitar la gola, entonces y actualmente, me piden que cante en casi todas las fiestas, y eso me vuelve a elevar, siento un pentagrama encima de mi cabeza, un aire de música que me oxigena y me envuelve aún en el sitio más sombrío.

Ahora, me piden que cante cuatro tangos en el Casino Antiguo de Castellón, sólo cuatro o ¡¡¡¡CUATRO!!!!, y los gusanitos de seda que siempre pululan por mi estómago se han convertido en mariposas, estoy ilusionada, entretenida y suspirada.

Y sí señores, Mrs. Music, me he casado con una mujer, que me embelesa y me hace sentir que aunque no brille en factor X o en operación triunfo, la ducha sigue siendo un sitio emblemático para expresarse, jejejejeje.... Amén.

2 comentarios:

  1. Enhorabuena por todos tus éxitos personales y compartirlos
    Me quedo leyendo por aquí...

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Sergio!!! me alegra que te alegren mis experiencias!!! ya me paso por tu blog también!!! Vezitoz

    ResponderEliminar

Mi lista de blogs

Bienvenidos a mi caja con ventanas

Bienvenidos a mi caja con ventanas abiertas para que puedan pasar todos los rayitos de sol que quieran curiosear mi paso por aquí. Cada quien es el arquitecto de su propio destino.

Mis cosas queridas

Mis cosas queridas
compañero inseparable

El mate en la terraza

El mate en la terraza
mis cosas queridas

Cosas favoritas

  • Hacer fotos cuádruples con mis amigos y el Photo Booth
  • Mi vida 2.0
  • retocar mis fotos con el editor del IPhoto
  • dormir abrazada a mi amor con la tele encendida
  • una copa de vino con un trozo de queso
  • pasear debajo de la lluvia
  • tocar las hojas de albahaca y olerme los dedos.
  • unas patatas fritas y una clara de limón en el Nou Café (Benicàssim)
  • comer ensalada de pasta
  • Ver pelis en el IMac
  • escuchar música del Spotify
  • respirar la brisa cargada de sal
  • escuchar el sonido del agua del mar
  • tomar sol en la playa
  • ver como crecen mis tomates en la terraza
  • un mate mirando el mar
  • El libro la elegancia del erizo

Unkoko music

Découvrez la Radio Jazz vocal

¿Quieres seguirme?

Se ha producido un error en este gadget.
 

Copyright © UnKoko en el pueblo Design by O Pregador | Blogger Theme by Blogger Template de luxo | Powered by Blogger